Aerotermia

Otro sistema de calefacción es la aerotermia y en Climaire Galicia les queremos mostrar todas sus posibilidades.

Incluso en pleno invierno, el aire contiene calorías. Para que el aire no contuviera nada de calor, tendría que estar a una temperatura de cero absoluto (-273,15 °C). En teoría, esto significa que se le pueden extraer calorías hasta ese límite extremo. En la vida real, la temperatura del clima no suele pasar de -10 °C, salvo muy ocasionalmente. Por tanto, tenemos a nuestra disposición calorías «gratuitas» incluso en los inviernos más crudos.

Con la aerotermia, se puede captar esta energía gratuita y utilizarla para calentar una vivienda. Para ello, se utiliza un sistema de traspaso compuesto por dos elementos: una unidad exterior que capta las calorías, y una unidad interior que se las traspasa a un circuito de agua de tipo «calefacción central».

Del transporte de estas calorías se encarga un fluido refrigerante que circula entre ambas unidades y que está impulsado por un compresor. Únicamente hay que pagar por la energía que consumen este compresor y el ventilador exterior.

Según sea la temperatura exterior, esta energía sólo supone entre un 25 % y un 50 % de la potencia de calefacción propagada a la vivienda, lo que equivale a decir que, entre un 50 % y un 75 % de la energía utilizada para calentar es gratuita, ya que sale de esa enorme reserva que es el aire exterior.